El jaguar castigado

Este texto que uno encuentra en el libro de 5o de primaria, es una leyenda con la función de enzeñar que son las leyendas y acerca del respeto entre las persona, el castigo que recibe el jaguar es un ejemplo de porque no es bueno atacar o insultar a otras personas,es muy distitno el decir las cosas como son, ser muy honesto y otra ser cruel y grosero, por medio de la narración se pretende que los niños logren captar el mensaje, pero de igual manera hay que advertir acerca de la situación de tomar justicia por propia mano, como lo hacen los animales, puesto que los linchamientos que son un poco mas comunes en México no son la mejor respuesta ante las situaciones adversas provocadas por un individuo o varios.

Esto sucedió hace mucho tiempo, en los días en que los animales no se comían unos a otros. Todos se alimentaban de hierbas, frutos y granos. Vivían muy en paz la paloma y el gavilán, el gato y el ratón, la zorra y el conejo, el venado y el lobo. De entre todos los animales, el jaguar destacaba por su hermosa figura y su abrigo de piel amarilla. Donde quiera que iba, siempre presumía su abrigo. A cada rato lo limpiaba con la lengua. Con mucha dedicación y orgullo, le quitaba cualquier polvo, lana o manchita de lodo. Una tarde, el jaguar estaba jugando con una bola de changos. Y en el relajo, a uno de ellos se le ocurrió aventarle un mamey muy maduro. ¡Zas!, le pegó de lleno en el lomo, dejándole una mancha. Enojado porque le ensució su abrigo, el felino le tiró un zarpazo. Al pobre chango le colgaban las tiras de piel desde el cogote hasta la rabadilla. Como le gustó el olor a sangre, arrastró al mono al interior de la selva y lo devoró. Gritando y chillando, los demás changos corrieron a acusar al jaguar con el Señor del Monte. El Señor del Monte era quien mandaba la vida en la selva. Él prometió castigarlo y dijo a los monos: —Suban a esos árboles de aguacatillos y, cuando pase el jaguar, arrójenle la fruta. La marca no se quita y así la piel quedará manchada para siempre. Como es muy presumido, será su peor castigo. El Señor del Monte ordenó a los jabalíes sacar al felino de su escondite. Cuando pasó por debajo del árbol, cayó sobre él una granizada de aguacatillos, echando a perder su hermosa piel. Y se cuenta que, desde entonces, el jaguar se volvió pinto. El jaguar nunca olvidó lo que le hicieron los monos y los jabalíes. Por eso son su alimento preferido. Pero para que le costara trabajo atraparlos, el Señor del Monte hizo nacer cola a los monos para que huyeran por las ramas. A los jabalíes les dio una piel gruesa y resistente y les dijo que anduvieran en manadas para defenderse mejor.

Leyenda indígena

About these ads

Deja un comentario

Archivado bajo Educación, Español, Primaria

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s